Proyecto

La semilla

Bienvenidos tus ojos al juego de mesa inspirado en el referéndum del 1 de octubre. Los hechos históricos sucedidos durante ese y los anteriores días, sumado al modo en que se han silenciado, deformado y desvalorado, ha sido la semilla para emprender una idea: recogerlo todo en un juego de mesa. Pero no te equivoques, lectura impaciente, esto no es ningún juego político. Es un juego por la democracia y esta diferencia, por pequeña que parezca, es algo que también puede entenderse mientras se juega.

Registros, detenciones, movilizaciones masivas, urnas clandestinas, webs prohibidas, palabras censuradas, alcaldes decididos, bomberos valientes, payeses unidos, reacciones internacionales… Un auténtico remolino de situaciones surrealistas y extraordinarias alrededor del acto de soberanía más directo y democrático que tenemos: el referéndum. Este es exactamente el remolino histórico que pretende inmortalizarse mediante fichas y peones. Pero no lo olvides: un juego nunca podrá explicar la realidad con exactitud, pues no deja de ser un juego y, por esa razón, cualquier desvío queda protegido bajo la palabra inspiración.

Las razones

Si pudiéramos guardar un pedacito de la tensión, la alegría y la indignación vividas esos días en una caja y pudiéramos abrirla para revivirlo durante cualquier sobremesa, de aquí, de fuera o del mundo, el resultado sería mucho más que un juego de mesa. Esa es la intención: crear una metáfora idónea para explicar y recordar (y también para criticar) de la forma más amena, colectiva y despersonalizada posible. Eh aquí la primera razón.

Hubiera sido más fácil hacer este juego pasados 10, 20 o 30 años, con las heridas más cerradas, pero la memoria se diluye cada día y las heridas necesitan sanarse cuando todavía están abiertas, antes de que cicatricen. ¿Difícil? Por supuesto. A veces eso solo significa una cosa: que es el momento de hacerlo. Los beneficios del proyecto no pueden sino colaborar con las personas que más están sufriendo esta represión. Eh aquí una segunda razón.

A pesar de la polémica de rabiosa actualidad impregnada en la temática es necesario subrayar una evidencia: esto es un juego y está hecho para jugar. No pretende ser ningún producto de simple merchandising, busca hacerse un hueco en el catálogo de juegos de mesa para ofrecer una mecánica atractiva y original en un juego nunca visto hasta ahora: la lucha pacífica de un pueblo para organizar un referéndum con un estado en contra. Tercera razón.

Las ilustraciones


El dibujante hace que el juego sea juego, con la magia de su arte y buscando la colaboración de un grupo de ilustradores y ilustradoras para crear un mazo único, diverso y colectivo: las cartas soberanistas. Cada una de las cartas estará firmada por su autor y la mayoría de dibujos estarán inspirados en imágenes de fotógrafos y foto periodistas presentes durante esos días.

Las referencias

En todo el juego no encontraras la palabra independencia, ni secesionismo, ni unionismo, ni ningún nombre de ningún partido, persona, grupo, asociación, institución o región…  Pero sí saldrán las grandes movilizaciones, los actos y las represiones a la ciudadanía. Esto quiere decir que uno puede jugar totalmente alieno a lo sucedido solo por el simple placer de pasar un buen rato, pero aquél que valore el juego más allá de su contenido lúdico tendrá entre sus manos un trozo de dignidad. Una pequeña caja llena de emociones vividas que formen un recuerdo distinto para los que lucharon con su voto, su voz, su fuerza o su propia sangre.

El idioma

¿Crees que tiene que estar en catalán? ¿Seguro? Pondrías «A per ells» al título de la carta que toca? Entonces ya lo has entendido: este juego tiene que ser multilingüe. Cuantos más idiomas contemple más lejos podrá viajar. Las cartas vendrán descritas en catalán, castellano y inglés. El resto de componentes está diseñado para que puedan jugar una misma partida personas de casi cualquier lugar. La web, además, pondrá al alcance de todos la normativa traducida a tantos idiomas como traductores encontremos dispuestos a colaborar.

Arriesgada la propuesta, ¿verdad? Pero… ¿acaso no es arriesgado todo lo que merece la pena? Si así lo crees y quieres este juego, mantente alerta. Regístrate en la web o síguenos en las redes sociales. Como cualquier proyecto que lucha por nacer será tu respuesta la que lo hará realidad.