Sin editoras: a por la autoedición

Han sido 16 las editoriales las que hemos llamado. Un par de ellas han abierto la puerta para decir que el proyecto no encaja dentro de su línea editorial, el resto, ni siquiera han abierto la puerta.

Junto con el correo enviado hemos adjuntado un resumen de la normativa del juego, una descripción de los componentes y los primeros dibujos del ilustrador. Este proyecto es de difícil acogida ya que, tal y como hemos hecho saber al mismo correo, hay modificaciones que puede aceptar pero hay otros que no. No sólo quiere ser un juego de mesa y eso implica mantener una cierta coherencia con los hechos con los que se inspira.

Por otra parte, la polémica de rabiosa actualidad implica un riesgo al que muchas empresas, con un acto de responsabilidad para con sus trabajadores, pueden no querer exponerse. Son varios los juegos que tratan el caso catalán sin rodeos pero todos ellos con un pequeño detalle: los momentos históricos son de hace décadas, no hace meses.

Con todo, también es cierto que la política es un tema sin mucho éxito, muy rehuido también para editores. Insistimos: Op. Referendum no es un juego político, es un juego democrático, y está decidido a hacerse realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *