Otoño 2019: replanificando…

Hoy, 15 de septiembre, hará 2 años que comenzó la campaña del referéndum. Una cuenta atrás histórica que nunca nadie olvidará. Esta fecha tan señalada fue también la fecha elegida para poner en marcha la campaña de financiación para hacer realidad Op. Referéndum en 2019, tal como explicábamos en esta entrada del blog. Pero esto, jugadoras y jugadores, tendrá que esperar un poquito más 🙂

Una cuenta atrás atrasada

Nada hubiera sido más satisfactorio que poder poner en marcha hoy la microfinanciación, una meta proyectada en noviembre del 2017 desde la distancia y con la fe de llegar con toda la fuerza y la madurez que necesita cualquier iniciativa. Incluso apareció en la web una cuenta atrás calculando los días que faltaban para la fecha señalada, que rápida y muy acertadamente salió de escena por prudencia, siguiendo el consejo de algunas voces. Ahora, la intención es hacer un ejercicio de realidad y humildad. La cuestión no es sacar el juego prematuramente. La idea es buena, el proyecto también. El ritmo, pues, debe ser el correcto.

¿Y como anda la cosa?

La normativa pasa por la versión 20.0, con una opción de juego siguiendo una mecánica 100% cooperativa, donde todos los jugadores luchan por conseguir un mismo objetivo, pero debiendo organizar los mismos recursos (os suena este reto de unidad?). A lo largo del 2019 se ha ido testeando el juego con grupos y asociaciones de rol que han podido dar su opinión (son, de largo, más de 200 partidas), haciendo evolucionar detalles y aspectos de diseño que consiguen una experiencia de juego satisfactoria . Aún falta superar un examen más técnico, cuyos resultados sabremos este mismo año. El juego debe funcionar bien. Eso es lo que hará que salga a la mesa más allá de la gracia de la primera vez. Eso es lo que despertará la atención de jugadores que ignoren los hechos en que se inspira.

El diseño ha conseguido meter 3 idiomas dentro de todos y cada uno de los elementos del juego. El espacio más crítico eran las cartas, donde los 3 idiomas debían compartir un reducido espacio junto con una descripción de los hechos, el dibujo, el título, los iconos … También se está terminando el tablero de juego, reuniendo edificios de diferentes poblaciones de Cataluña (no sólo las capitales) para hacer de este San Esteve de les Roures una zona urbana que represente bien lo que debe representar.

Las ilustraciones están avanzando a ritmo lento, pero con resultados para quitarse la barretina … Ya han puesto cucharada 5 de los 8 dibujantes, que seguirán completando esta baraja soberanista colaborativa, de valor añadido. Cierto es que la ilustración avanza de forma irregular, llena de idas y venidas pendientes del tiempo que cada uno puede disponer. Una condición artística necesaria que hay que superar para conseguir lo que se pretende.

La cuenta atrás que resucita

Con todo, ahora, hoy, no podemos poner una fecha de salida. Seguiremos sudando para darle todo el gas que podamos al proyecto, pero vigilando para que las prisas no afecten al resultado final y, cuando llegue el momento, cuando todo esté listo, reaparecerá la cuenta atrás apuntando una fecha de salida. Esta vez sí, una que no tengamos que eliminar por precaución. Juicio, paciencia y determinación. Todo lo bueno se hace esperar 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *